Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Cuando hago planes para mi vida pienso a menudo si debo hacer propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!.

Pues e aquí lo que yo pienso, los propósitos se los lleva el viento y no hablo de un viento suave tipo brisa primaveral sino de un huracán que pasa arrasando todos y cada uno de mis propósitos sin dejar huella.

Cada año el primer día de enero, hago 150000 propósitos contados y de esos acabo… vamos a ver… 0, así como suena, ni uno sólo de mis propósitos llega a buen puerto.

Y  yo creo que se debe a que me subo en el barco equivocado, los propósitos no tienen una base real ni una meta creíble y tampoco tienen una duración específica, no son SMART como dicen los ingleses.

 

Objetivos SMART

¿Qué es un objetivo SMART?

Fuente imagen: Que son objetivos SMART

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Vamos a hablar del significado de cada una de estas palabras, la primera es un sueño o una esperanza que yo pongo en que en un futuro próximo conseguiré realizar algo, el segundo tiene una base y un método.

Cuando tenemos una meta los pasos a seguir son:

  • Planear lo que vamos a hacer (objetivos)
  • Hacer lo planeado
  • Repetir las acciones organizadas
  • Seguir con el proceso durante el tiempo estipulado ( no abandonar)
  • ALCANZAR LA META

 

Método para conseguir metas

Método idóneo para alcanzar nuestras metas

Fuente imagen: Propósitos, metas o hábitos que funcionan

 

Realmente no suena tan complicado, vamos a ver como nos lo organizamos para que sea factible.

¿Cuál es el método a seguir para alcanzar la meta?

Digamos que en un objetivo debe ser medible, comprobable, realista y temporal.

Además tiene que estar estructurado no como algo hipotético sino como algo tangible.

Es muy importante que exista una causa que nos lleve a alcanzar nuestra meta.

La frase “me gustaría llegar a la luna” no es un objetivo, es solamente un sueño muy bonito o un propósito irrealizable.

Pero si digo ” en 2025 voy a alcanzar la luna, tras una minuciosa preparación en la NASA, donde ya he sido aceptado” las oportunidades de alcanzar la meta se vuelven más reales.

Esa es una diferencia que yo os voy a trasladar al campo de nuestra alimentación y nuestra salud.

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Fuente imagen: Tipos de metas

 

En este caso la meta es personal, pero esto puede extrapolarse a todo tipo de metas en la vida de cada uno.

Mi objetivo de Año Nuevo

Durante años he pensado quiero perder 10 kg antes del verano el día 1 de enero justamente tras las 12 campanadas y aun con la boca llena de uvas…

Nunca lo he logrado y cuando llegaba el verano, pensaba que no entendía porque no había conseguido perder esos 10 kg.

Este año el día 1 de enero tomé una firme determinación: el día 7 de enero me pondría a controlar mi alimentación para perder 8’8 kg en un periodo de dos meses.

El objetivo era claro y la causa era importante, voy a pasar por un proceso quirúrgico por una lesión de rodilla.

Medible

Es obvio que puedo medir una vez a la semana mi peso por tanto es evidentemente medible, podría hacerlo diariamente pero la razón me dice que evite obsesionarme con mi peso.

Además es importante ver cambios periódicos en la talla o el peso, porque cuando se hace de una manera continuada perdemos la objetividad sobre la evolución del peso.

 

Objetivos medibles Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Los objetivos deben ser medibles

Fuente imagen: Objetivos medibles

 

Comprobable

Puedo comprobar la evolución de mi proceso por medio de la báscula, cada semana me puedo pesar para saber si los resultados obtenidos están dentro de mis objetivos semanales.

Es importante que si los objetivos de una semana no se han cumplido, hagamos los cambios pertinentes en nuestro procedimiento para alcanzar el objetivo a la semana siguiente.

Pero no alcanzar el objetivo una vez no implica tirar la toalla, porque hay veces que las situaciones nos obligan a cambiar la rutina y desequilibran nuestro avance, sólo retomamos el camino y continuamos el proceso.

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

objetivos comprobables

Fuente imagen: Metas y objetivos

 

Realista

¿Sería realista pensar que en dos meses voy a perder 20 kg?… evidentemente no, así pues teniendo en cuenta mi ritmo de pérdida yo me he puesto una meta de perder entre 6’5 y 7’5 kg en dos meses.

Esa es mi meta, que no tiene porque coincidir con la de otras personas, ya que yo tengo un ritmo de pérdida muy acelerado y no todo el mundo tiene un metabolismo tan activo.

Cada persona se impone su meta realista y procede en función a dicha meta, si pretendemos aumentar el ritmo de ejercicio nos pondremos una meta que podamos alcanzar no una inalcanzable.

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Fuente imagen: Objetivos realistas

 

Temporal

Una meta a demasiado largo plazo nos hace perdernos en el camino y si no hemos puesto un límite de tiempo conseguiremos pocos resultados.

Es importante fijarse el tiempo en el que vamos a alcanzar los objetivos, en mi caso actual son dos meses, que es el plazo de tiempo que tengo hasta que me operen.

Otra meta que me propuse alcanzar en junio de 2018 fue perder 34 kg en año y medio, por suerte para mí la alcancé en 10 meses.

Pero fue la tranquilidad de saber que el margen era suficiente lo que me permitió trabajar correctamente y sin estrés para conseguir cada uno de mis objetivos.

 

Objetivos temporales Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Objetivos temporales

Fuente imagen: Porque no se cumplen los planes

 

Tangible

Cuando nuestra meta es ” pisar la luna” no es algo tangible, nos falta la parte real del objetivo y si queremos estar como Kim Kardasian tampoco es una meta tangible.

Mi meta tangible y realista es perder el peso que me he propuesto, no ser una top model, cosa que con mi edad y mis colgajos es un sueño absolutamente irrealizable.

Si la meta no es tangible se transforma en un propósito y como ya he comentado “los propósitos se los lleva el viento”.

 

Objetivos tangibles

Objetivos tangibles

Fuente imagen: Objetivos tangibles

 

Causa

¿Por qué quiero alcanzar mi meta?

¿cual es el motor para realizar este cambio en mi vida?…

Si no tienes una causa, la meta va a ser débil porque nada te impulsará a alcanzarla.

Hoy yo tengo mi meta y la causa es que mi rodilla, para recuperarse bien de la cirugía no debe estar sobrecargada.

He tenido muchas causas que me han hecho proponerme metas en la vida y si la causa es buena ayuda y mucho.

¿Y tu causa cuál será?

puede ser mejorar tu salud, mejorar tu aspecto, corregir tus hábitos alimenticios, activar tu cuerpo para sentirte más saludable.

Sea cual sea tu causa, si te impulsa a conseguir tu meta, los has hecho correctamente.

Pero si no es suficientemente importante para ti, lo más probable es que se acabe diluyendo la energía con la que luchas por alcanzar los objetivos.

La causa es la que nos da la motivación para lograr nuestras metas.

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión! motivación

Necesitas ser consciente de ti mismo para motivarte y alcanzar tus metas

Fuente imagen:  Motivación

 

Busca la causa correcta para alcanzar la meta adecuada

Como alcanzar mi meta

Y una vez sabemos que las metas son importantes pero tienen que ser claras, concisas, medibles, temporales y realistas hagamos una reflexión sobre como alcanzarlas.

Si yo me pongo una meta <<perder 7’5 kg en dos meses>> y no preparo un plan de trabajo y unos objetivos parciales para alcanzar mi meta, estoy proponiéndome perder ese peso, pero no hay nada que me haga alcanzarlo.

Un plan de trabajo, un seguimiento periódico y tener un registro de los resultados me ayuda a gestionar mi camino a la meta.

Cada meta está estructurada en objetivos parciales que nos delimitan el avance temporal de nuestro proceso.

Los objetivos dependen de la meta que nos pongamos así como la meta depende de los distintos objetivos.

 

Objetivos y metas

Las metas dependen de los objetivos y los objetivos dependen de que meta nos marcamos

Fuente imagen: Objetivos y metas

 

Objetivos

Mis objetivos son:

  • Perder 800 gr semanales
  • Aumentar dos horas a la semana mi ejercicio
  • Superar diariamente 10000 pasos
  • Hacer 3 clases de yoga a la semana (equilibra la mente)
  • Eliminar de mi dieta los azúcares y alimentos procesados
  • Comer verduras 7 días a la semana
  • Comer legumbres de 2 a 3 veces semanales
  • Aumentar el consumo de proteína animal y vegetal

¿Por qué estos objetivos?

En principio porque después de muchos años con problemas de sobrepeso tengo claro que necesito más cantidad de ejercicio y una comida sana y equilibrada para alcanzar mi meta.

¿Por qué solo 800 gr? porque si pierdo 800 gr a la semana, alcanzaré mi meta en el plazo de dos meses.

Son objetivos realistas, temporales y alcanzables y sólo si los objetivos semanales pueden ser alcanzados, llegaré a conseguir la meta en el tiempo establecido.

Toda meta o proyecto debe tener etapas definidas para marcar el proceso de avance.

Pasos para alcanzar metas Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!

Pasos para llegar a mi meta

Fuente imagen: Donde está tu norte

 

Propósitos u objetivos ¡esa es la cuestión!: La conclusión

Tras años de hacer propósitos y de marcarme metas he descubierto que mis metas han llegado a buen fin siempre y cuando han estado correctamente planteadas y estructuradas.

Mis propósitos se han quedado en nada y no me han servido para avanzar en la vida, por tanto dejo de lado los propósitos y empiezo a organizar mi vida en función a mis metas.

¿Lo lograré? Seguro, porque sigo mi plan paso a paso y tu puedes lograrlo si te planteas la meta adecuada, con la causa correcta y das los pasos necesarios.

¡Menos propósitos y mas objetivos!

 

Sueños hechos realidad

Si transformas tus sueños en metas tendrás éxito

 

Fuente imagen portada: Objetivos realistas

Publicado en Post de la semana y etiquetado , , , .

Deja un comentario